educacion para gatos
Avatar de Alberto Castañeda
,

Domar un gato, ¿es posible?

Ana se lo propuso, su intención de domar un gato era clara. A pesar de las opiniones de sus vecinos, en cuanto vio aparecer por su calle a un cachorro de gato, su intención no fue otra que domesticarlo para lograr una armónica convivencia.

“No podrás. Por muchos intentos que hagas, los gatos son indomesticables”, le repetían una y otra vez. Pero ella no cejó en el empeñó.

Lo primero que hizo, claro está, fue darle un nombre. «Sombra» fue el nombre elegido. ¿Por qué Sombra? Pues porque era una gato que se deslizaba de manera suave, como una sombra que aparecía cuando se retiraba la nube.

Lo segundo que hizo, comprar libros y más libros que hablaban sobre las técnicas para domar un gato. Desde el principio, desde que lo conoció con pocos días de vida, intentó atraerlo hacia sí a través de caricias, golosinas, alimentos… Sin embargo, notaba que todos sus esfuerzos no tenían éxito.

“Ya te lo habíamos dicho” –volvían a insistir sus vecinos- “Los gatos no son perros. Los perros están acostumbrado a vivir en manadas. No rehúyen a las personas. Los gatos son cazadores y les gusta cazar solos. No lo conseguirás”.

Desde luego que sus vecinos no la estaban apoyando en absoluto.

Ana lo intentaba y lo intentaba y con cada intento fallido por domesticar a Sombra aparecía la pregunta de si sus vecinos tenían razón. De si era imposible domesticar a un gato.

Una nueva perspectiva, domar un gato no es lo mismo que domar un perro

De repente, le llegó a su mente una nueva idea. Los gatos no obedecen órdenes, sino que actúan basándose en un sistema de recompensas. Con esta nueva perspectiva, Ana cambió su enfoque. En lugar de intentar «domar» a Sombra, comenzó a trabajar en entender sus deseos y motivaciones.

Corralet - WhatsApp (3)

Observó las cosas que naturalmente captaban su interés y adaptó su enfoque para hacer las sesiones de entrenamiento más atractivas para él, utilizando juegos y recompensas que apelaban a sus instintos naturales.

¿Llegó a obedecer Sombra? No. No en el sentido tradicional pero sí que aprendió a interactuar con Ana, creando un vínculo muy especial. Al fin y al cabo es lo que todos queremos, ¿no? Establecer vínculos emocionales con nuestras mascotas.

Entonces, ¿existen técnicas para domar un gato? ¿Cómo lo consiguió Ana?

Es lo que vamos a ver a continuación, sigue leyendo, esta historia continúa…

Técnicas para domar un gato

Con paciencia, comprensión y las técnicas adecuadas, sí que se puede, no es tanto domesticar, sino educar a un gato y que la convivencia con él no sea todo un infierno.

Si quieres que un gato te haga caso tienes que comprender, en primer lugar, su comportamiento y su manera de comunicarse.

guia-adiestrar-gato

Muchas veces caemos en el error de intentar educar a un gato igual que a un perro. No hay ninguna similitud. Son seres vivos totalmente diferentes, y por tanto, son diferentes en su comunicación y en su comportamiento.

Lo primero a tener en cuenta a la hora de domar un gato es que, precisamente a diferencia de los perros, son muy independientes. Como te hemos dicho, son descendientes de cazadores y esto, el hecho de ser cazador, influye una barbaridad en su comportamiento.

Otra cosa que no queremos que pases por alto –aunque bien es cierto que ocurre en todas las especies animales- es que su educación será más difícil cuanto más adulto sea.

¡Esto siempre pasa!

Guía con el paso a paso para adiestrar a un gato

Vamos ya con una pequeña lista de lo que debes tener en cuenta para que tu gato te haga caso. Lo que te aconsejamos en primer lugar es que crees una especie de calendario o plan de acción. Y que vayas poco a poco.

Empieza pensando qué es lo que quieres que aprenda en primer lugar. Por ejemplo, puedes empezar enseñándole a que no rasque las patas de tus muebles y que utilice el rascador. Ya sabes que lo de rascar muebles es muy habitual en estas mascotas, se sufre mucho ver un sofá arañado pero se puede evitar.

También puedes enseñarle a que no se suba a la encimera de la cocina o la mesa. Muchos propietarios de gatos –y es muy recomendable- empiezan por llamarle por su nombre y conseguir que se acerquen o respondan.

¡Ojo que no es nada fácil!

Duración de un entrenamiento

Por lo que puedes ver, todo se puede conseguir con entrenamiento. Y sí, repetimos, con mucha paciencia y mucho cariño.

Para ello, has de establecer entrenamientos no muy largos. Recomendamos que estas sesiones no duren más de diez minutos porque de lo contrario tu gato se aburrirá y “desconectará” de lo que estás intentando que aprenda.

Estas sesiones de entrenamiento las has de realizar en un ambiente sosegado y tranquilo, que no haya distracciones, sobre todo para tu gato.

También es importante que siempre se desarrollen en la misma parte de la casa, esto le ayudará a entender que estamos en hora de trabajo.

Recompensa o premio para el gato

Como pasa con cualquier otra mascota, las recompensas son fundamentales en su proceso de aprendizaje. Puedes encontrar en las tiendas de animales golosinas que están especialmente diseñadas para gatos.

Si le das recompensas después de un comportamiento adecuado, tu gato lo va a asociar inmediatamente como algo positivo y no dudes ni por un instante que seguirá aprendiendo.

¡A nadie le amarga un dulce!

Otras cosas a tener en cuenta para conseguir domar un gato

  • Juguetes para el adiestramiento. Juguetes que le proporcionesnun estímulo mental y físico y que ayudan, no lo dudes, a reforzar los comportamientos positivos.
  • Juguetes interactivos. Como por ejemplo, láseres o pelotas que son excelentes para su entrenamiento.
  • Rascadores y áreas de descanso. Con los rascadores y las áreas de descanso vas a satisfacer las necesidades naturales de tu gato y evitarás, al mismo tiempo, comportamientos no deseados. Si tiene su rascador y su área de descanso le vas a reforzar su sentimiento de seguridad.
  • Ojo con los arañazos y mordeduras. Debes, desde un primer instante, no permitirle ni que arañe ni que muerda. Esos comportamientos también se pueden corregir con juguetes adecuados.

Y teniendo en cuenta todo esto, llegamos a la conclusión de que Sí que puedes conseguir domar un gato, pero en ningún casos erá una tarea fácil.

En este artículo hemos intentado darte algunos consejos para que lo consigas, siempre reduciendo mucho la información y que te sirva como una guía para domar un gato en su etapa más joven.

También te aconsejamos que no dudes en acudir a un especialista en comportamiento de mascotas si de verdad quieres conseguir los objetivos, nadie mejor que ellos te darán las pautas y el paso a paso para domesticar un gato.

Muchas veces no intentamos educar a un gato porque la cultural popular nos ha hecho creer que es imposible, pero ya has visto que no, hay un trabajo que puedes realizar y que además puede ser una buena escusa para pasar un buen rato con tu mascota.

Adelante, ¡inténtalo, y dinos cómo vas escribiendo en el cajón de comentarios1

¿Te ha gustado? 
Valora este artículo

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación: 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido…

¡Sígueme en los medios sociales!

Compartir Artículo

    Acepta y concede consentimiento expreso para poder escribirte, contactar y ampliar información sobre las camadas y otros servicios relacionados. Puedes consultar nuestra política de privacidad.


    Comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Acepta y concede consentimiento expreso para poder escribirte, contactar y enviarte información sobre las camadas y otros servicios relacionados. Tus datos están protegidos y no se ceden a terceros.🔒

      Decoración Encabezado

      Últimos artículos publicados

      aprende con nosotros, forma parte de nuestra comunidad