Perro Corralet Comiendo Pescado

¡Este pa’mi!

El sobrepeso y la obesidad es un problema que cada día está presente en un mayor número de personas, y paralelamente también se está viendo aumentado en nuestros amigos los perros.  Y es que, aun siendo un problema tan frecuente no siempre se le presta la atención que merece.

La obesidad, tanto en humanos como en perros y gatos, tiene una causa multifactorial. Una de las principales es la sobrealimentación y la falta de ejercicio. Algunas enfermedades endocrinas, como el hipoadrenocorticismo que modifica el metabolismo o el apetito, van a favorecer también el aumento de peso.

La esterilización es uno de los factores de riesgo reconocidos y más importantes. La ausencia de hormonas sexuales ayuda a la ganancia de peso debido a un menor efecto saciante, la tendencia de la mascota a desarrollar una menor actividad física y a la reducción de sus necesidades energéticas. Conociendo estos cambios, se puede prevenir el sobrepeso desde el momento de la esterilización y adecuar su dieta a sus nuevas necesidades energéticas.

Consecuencias de la Obesidad en Los Perros

El sobrepeso y la obesidad están relacionados con múltiples consecuencias negativas para la salud y el desarrollo de enfermedades. Algunas de estas consecuencias pueden ser: resistencia a la insulina, alteraciones ortopédicas, osteoartritis, alteraciones del tracto urinario, problemas reproductivos, problemas dermatológicos, immunocompetencia alterada, neoplasias, dificultad respiratoria, dificultad cardiovascular… Las células del tejido graso, los adipocitos, secretan sustancias proinflamatorias y hormonas que generan un estado inflamatorio crónico de bajo grado que puede llegar a afectar a todo el organismo.

El sobrepeso se traduce en una menor esperanza de vida. Un estudio realizado con labradores evaluó la esperanza de vida de aquellos que se alimentaban para mantenerse en el peso ideal respecto a otro grupo alimentado a voluntad que mantenían condiciones corporales mayores. Los resultados fueron claros, aquellos que tenían una condición corporal óptima vivían de media 2 años más que el grupo con sobrepeso (11,2 vs 13 años).

No sólo afecta a la esperanza sino a la calidad de vida. Otro estudio realizado en perros obesos evaluó parámetros que afectaban a la calidad de vida antes y después de perder peso. Existía una clara correlación entre la pérdida de grasa corporal y la vitalidad del animal.

¿Como Evitar la Obesidad y el Sobrepeso en Nuestro Perro?

El tratamiento de la obesidad requiere la implicación del propietario y de su entorno. Es un proceso a medio-largo plazo en el que los resultados no son inmediatos pero no se debe desistir. Una buena estimación de las necesidades energéticas de nuestra mascota, la gestión de los alimentos extra y los premios o el uso de dietas terapéuticas, son algunas claves con las que conseguiremos que nuestro perro pierda peso exitosamente.