Perro Chihuahua Toy sobre un limón

Con este limón ¡puedo yo solo!

Hoy queremos hablar sobre un tema del que mucha gente se pregunta cuando llega a nuestro criadero: “¿Qué tamaño alcanzará nuestro cachorro de Chihuahua?”

Pues bien, al contrario que las matemáticas la biología y, en concreto la genética, no son una ciencia exacta y en algunas ocasiones aparece una excepción.

La Genética en Los Chihuahuas con Pedigrí

A la hora de realizar un cruce de Chihuahua debemos seleccionar sementales libres de taras genéticas que se puedan trasmitir a la descendencia. El tamaño de los padres no influye en el tamaño de los cachorros (cruzar un macho pequeño con una hembra más grande o viceversa), pues está comprobado que cachorros en la edad adulta son de un porte mayor que sus progenitores.

El tamaño de los cachorros al nacer es inversamente proporcional al número de cachorros ya que, como es lógico, no dispondrán del mismo espacio en el útero seis cachorros que dos que puedan crecer y desarrollarse más cómodamente.

Respecto al parto, hay que decir que ésta es una de las razas con más predisposición a distocia (parto anormal o difícil). El Chihuaua es una raza de perro muy pequeña, de hembras con canales pélvicos muy estrechos, cachorros con un cráneo muy prominente y en ocasiones presentaciones de los cachorros anormales que impiden la salida espontánea requiriendo intervenir quirúrgicamente mediante cesárea.

Por todo lo anteriormente comentado es recomendable la crianza de Chihuahuas algo más rectangulares que cuadrados. Dispondrán de más espacio para albergar los fetos y el canal pélvico es mayor, aunque esto no evitará que puedan necesitar una cesárea ante una eventual complicación.