Perro Triste Con Ansiedad Por Separación

No te vayas porfa…

Post escrito por Javier Sanz, Veterinario en el Núcleo Zoológico Corralet

¿Cómo reacciona tu mascota cuándo te vas casa? ¿Se pega a tus faldas en cuanto oye el ruido de las llaves? ¿Se pone alerta si te ve ponerte el abrigo? Su comportamiento indica que le angustia tu marcha. Hoy en nuestro blog trataremos este tema.

La ansiedad por separación es un trastorno del comportamiento que muestran  algún@s perr@s cuando se quedan solos en casa. Algunos estudios cifran este desorden en el 15% de los perr@s. Este porcentaje podría ser mayor ya que los propietarios sólo acuden al veterinario cuando la mascota destroza objetos o ante las quejas de los vecinos por los ladridos.

En ocasiones, nuestras mascotas están muy apegadas a nosotros y son incapaces de separarse de nuestro lado y en el momento que salimos de casa se excitan o muestran ansiedad.

¿Cómo Se Manifiesta La Ansiedad Por Separación?

  • Destrozos
  • Ladridos y lloros continuados
  • Micción y defecación en el domicilio

No quiere decir que todos los perros que tengan conductas destructivas o que hagan sus necesidades en casa sufran ansiedad por separación, pero sí los que manifiesten estas conductas cuando el propietario no se encuentra en casa.

¿Cómo  Tratamos la Ansiedad en Nuestro Perro?

Es importante que todas las personas que viven día a día con el perro sigan estos consejos para tratar de minimizar este comportamiento.

Antes de salir de casa

  • Ignorar a la mascota los minutos previos a salir de casa.
  • Al salir, tratar de camuflar o cambiar el orden de presentación de aquellas cosas que hacemos al salir y que más alterado ponen al perro, como coger las llaves, desayunar, cerrar las puertas, etc.

Al llegar a casa

  • Ignorar al perro (no mirarle, hablarle o tocarle) hasta que se calme y/o haga su vida normal por la   Se trata de mostrarse indiferente a sus saltos y muestras de alegría. Esto normalmente suele durar entre 15 y 30 minutos.
  • No castigar al perro por los destrozos o las conductas que han ocurrido en nuestra El perro probablemente no recordará qué hizo mal y no entenderá por qué se le castiga aumentando su ansiedad.
  • No volver a casa si se oye al perro ladrar. Si se hace esto, aprenderá que ladrando su dueño regresa con él.

Mientras estamos en casa

  • Sólo debemos prestar atención al perro si es por iniciativa nuestra. En definitiva, le ignoraremos por completo siempre que se acerque queriendo jugar, caricias, paseo, comida o cualquier otro tipo de atención, siendo nosotros los que nos acercaremos a él cuando esté calmado y no lo pida.
  • Enseñar al perro a quedarse descansando alejado de nosotros, premiándole con juego, comida y/o caricias cada vez que se quede tumbado tranquilamente en algún lugar distanciado. En caso contrario, se le debe ignorar completamente.
  • Identificar los objetos o acciones que excitan más al perro durante las salidas, (sonido de llaves, ponerse la chaqueta o los zapatos, etc.), y enseñarle dichas señales varias veces al día mientras estamos en la casa sin que realmente vayamos a salir. El fin de este ejercicio es que nuestra mascota se acostumbre a ellas, sin asociarlas necesariamente con el momento de la salida.

Para solventar este trastorno se debe ser paciente y siguiendo estos consejos es posible que desaparezca tras varias semanas. Ante cualquier duda o necesidad de ayuda debéis contactar con un etólogo profesional y él os ayudará con vuestra mascota.

Esperamos haberos sido de utilidad, ¡hasta la próxima semana y como siempre: Lametazo perruno!